Exfoliante corporal de hierbas

Exfoliante corporal de hierbas

Muy buenos días!!! ¡¿Qué tal lleváis la semana?!!

En el post de hoy os traigo un tutorial para aprender a hacer un exfoliante corporal con hierbas, 100% natural! ¿Habéis hecho alguna vez algún remedio natural con plantas?

La utilización de remedios elaborados a partir de plantas es una forma fascinante para cuidar nuestra salud y la de nuestra familia. Estar en contacto con la naturaleza, cultivar y recolectar nuestras propias plantas, y elaborar nuestros propios remedios, puede resultar muy divertido y proporcionarnos una inmensa satisfacción. Hoy en día, tenemos la suerte de poder contar con lo mejor de ambos mundos medicinales. La medicina moderna es enormemente eficaz en el tratamiento de enfermedades graves, pero los remedios elaborados a base de plantas nos ofrecen formas poco agresivas para tratar afecciones cotidianas y de mantenernos en un estado de salud óptimo.

Nunca volveréis a mirar vuestro jardín con los mismos ojos… así que ¡qué os parece? ¿os animáis?!

Exfoliante de hierbasNecesitaréis:

  • 50g de hojas frescas de menta, finamente picadas
  • 50g de hojas frescas de eucalipto, finamente picadas
  • 50g de hojas frescas de romero, finamente picadas
  • 1 cucharada de pimienta negra recién molida
  • la piel de 2 limones
  • 300ml de aceite de oliva
  • 400g de sal marina (de grano fino)
  • 4 cucharaditas de vitamina C en polvo (yo la he encontrado en Naturcenter)
  • hojas extra de eucalipto y tiras de piel de limón para decorar

 

Preparación:

  1. Ponemos las hierbas picadas, la pimienta negra y la piel del limón en una cacerola, y añadimos el aceite de oliva
  2. Ponemos la mezcla a calentar a fuego medio y removemos
  3. Dejamos reposar la mezcla unos 2 minutos.
    Mientras, preparamos un colador cubierto de muselina y un recipiente colocado debajo para recoger el aceite
  4. Una vez colada la mezcla, recogemos la muselina en forma de bolsita, y la exprimimos bien para poder aprovechar todo el aceite. Reservamos el aceite en el recipiente
  5. Mezclamos la sal marina con la vitamina C en polvo
  6. La añadimos al aceite (reservamos un poco para sellar el frasco) y removemos bien
  7. Vertemos la mezcla en un frasco esterilizado y la apretamos bien contra el fondo
  8. Decoramos con unas cuantas hojas de eucalipto y tiras de piel de limón
  9. Vertemos el resto del aceite para formar una capa que lo conserve al vacío

 

Uso:
Este preparado exfoliante no es solo un cosmético, también estimula el sistema circulatorio.
Aplicamos el exfoliante sobre la piel húmeda en el baño o en la ducha, siempre que sea necesario. Frotamos contra la piel y, a continuación, aclaramos bien con agua caliente.

Conservación:
Durante 6 meses o 1 año si se guarda en la nevera.

¡¿qué os ha parecido?! ¡Feliz Martes!

 

Fuente: Curar con plantas