Tarta de plátano y chocolate

Tarta de plátano y chocolate

Para el post de hoy os traigo la última receta que he descubierto de Sandra, del blog La Receta de la Felicidad!

Una tarta de plátano y chocolate que la verdad es que tiene una pinta riquísima y que además es ideal para tiempos de crisis porque da mucho juego en la cocina y te sirve para aprovechar lo que tengas en el frigorífico. En este caso, unos plátanos algo golpeados (de esos a los que al final siempre le toca comerse a una servidora porque nadie los quiere porque curiosamente nadie los ve..), y si el plátano no os gusta se puede preparar también con cualquier otra fruta.

¡¿Os animáis a prepararla?!!

pastel-de-plátano-y-chocolate-1

pastel-de-plátano-y-chocolate-2

Preparación: 20 minutos (más tiempo de enfriado)
Cocción: 25 minutos
Raciones: 1 pastel de 20-23 cm

Ingredientes:

Para decorar la masa quebrada (Sandra ha utilizado la pâte a cigarette adaptada del blog Amouses Bouche):
– 1 de clara de huevo
– 20 g de cacao puro en polvo, tipo Valor
– 20 g de harina
– 30 g de azúcar glas
– 30 g de mantequilla, en pomada (blandita)
– Stencil (opcional). Sandra ha usado este de María Lunarillos

Para la masa quebrada:
– 400 g de harina
– 200 g de mantequilla muy fría, cortada en cuadraditos
– una pizca de sal
– 80-100 g de agua muy fría

Para el relleno:
– 2 o 3 plátanos maduros
– un puñado de chips de chocolate negro
– un puñado de avellanas tostadas

Preparación:

1. Comenzamos preparando la pasta de chocolate que servirá para decorar la masa quebrada. Como es meramente ornamental, si quieres prescindir de la decoración, pasa al siguiente punto. Mezclamos todos los ingredientes, y reservamos.
2. Pelamos y troceamos los plátanos, y reservamos. Preparamos las avellanas y los chips de chocolate para tenerlos a mano.
3. Seguimos preparando la masa quebrada. En un bol amplio, ponemos la mantequilla, la harina y la sal. Con las puntas de los dedos, o entre las palmas, vamos frotando la mantequilla y la harina para unirlas, formando unas migas, del tamaño de un guisante. Debemos trabajar deprisa, no queremos que se desarrolle el gluten en la harina, ni que se funda la mantequilla. Para que la masa quede realmente crujiente, deben quedar trozos de mantequilla sin deshacer. Añadimos el agua muy fría. Primero 80g, y unimos las migas de mantequilla y harina hasta formar una bola. Podemos añadir un poco más de agua si vemos que la masa está muy seca. Este paso puede hacerse en un robot de cocina, o en la Thermomix, poniendo todos los ingredientes al mismo tiempo y mezclando máximo 10 segundos a vel. 6. Dividimos la masa en dos, envolvemos con papel film, e introducimos en el frigorífico unos 30 minutos.
4. Sacamos una de las porciones, y la estiramos entre dos láminas de papel de hornear con ayuda de un rodillo, hasta formar un círculo de masa de un grosor de 0,5 cm (si no tenemos papel de hornear enharinamos la encimera y el rodillo). Cubrimos la base del molde (de 20 a 23 cm), dejando que la masa sobresalga por los bordes. Disponemos en el fondo de la tarta una capa de plátano troceado, y distribuimos por encima el chocolate y las avellanas (las cantidades son orientativas, recordad que se trata un poco de aprovechar lo que tengamos en el frigo). Pincelamos con agua los bordes de la masa, para que al taparla con la otra lámina de masa quede bien pegado.
5. Procedemos a estirar la otra porción de masa. Cuando esté estirada, si la vamos a decorar, colocamos el stencil o plantilla encima y con una paleta de extendido distribuimos la pasta decorativa de cacao cubriendo bien todos los huecos. Hay que dejar una capa muy fina y retirar el exceso de pasta decorativa, mientras que sujetamos firmemente el stencil. Retiramos el stencil. Introducimos los dedos por debajo de la masa, y la colocamos sobre el relleno. Presionamos los bordes, cortamos con una tijera el exceso de masa, y decoramos los bordes si lo deseamos, por ejemplo, presionando con los dedos índices todo el reborde.
6. Llevamos la tarta al congelador mientras que precalentamos el horno a 170º C (unos 15 minutos).
7. Hacemos un par de orificios en la tarta para que escape el vapor durante la cocción, y horneamos unos 25-30 minutos.
8. Retiramos del horno, y dejamos enfriar al menos unos minutos. Se puede consumir caliente, templada o fría, sola, o acompañada de helado de vainilla o nata montada.

¡Gracias Sandra!!!

¡Feliz Jueves a todos!!!